En la actualidad llegamos a la tercera edad con mejor calidad de vida y con mayor autonomía, al punto de poder conducir y pasear sin dificultad. Pero siempre es conveniente recordar que, al envejecer, nuestro cuerpo y nuestras habilidades cambian, por lo tanto, se puede ver afectada nuestra capacidad de respuesta en carretera. Sigue leyendo porque te contaremos qué medidas puedes tomar para minimizar riesgos al volante:

Según estimaciones de la Oficina del Censo, EE. UU. está envejeciendo. Pero el aumento de la edad no significa un descenso en la calidad de vida: según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en Estados Unidos, 77% de las personas mayores de 65 años dicen tener buena salud.

Actualmente las personas mayores de 65 años gozan de buena salud y en muchos casos, con los hijos ya adultos, ganan una autonomía que los vuelve aventureros y los lleva a recorrer el mundo, muchas veces por medios propios.

¿Qué precauciones deben tomar para conducir por carretera? En este artículo, ofrecemos algunos consejos fáciles de seguir que pueden ayudara las personas de tercera edad a mantenerse seguras al volante:

1. Hazte un examen médico
2. Revisa tu visión
3. Mantén tu vehículo en buen estado
4. Sé consciente de tus limitaciones
5. Evita conducir solo
6. Haz pausas frecuentes
7. Toma en cuenta tu entorno
8. Mantente actualizado
9. Considera la opción de transporte público

1. Hazte un examen médico
Antes de volver a conducir después de un largo periodo de tiempo, o si tienes alguna inquietud sobre tu capacidad para ello, es importante que te hagas un examen médico. Un médico puede evaluar tu salud general, verificar si estás apto para conducir de forma segura, y ofrecerte consejos personalizados, previendo riesgos que podrían ponerte a ti y a tus pasajeros en peligro.

2. Revisa tu visión
Una buena visión es esencial para conducir de forma segura. Aunque sientas que tienes una visión 20/20, es mejor que te asegures con un chequeo oftalmológico. Y si ya usas gafas o lentes de contacto, es importante que te hagas una revisión ocular con regularidad para ajustar la fórmula en caso de que sea necesario.

3. Mantén tu vehículo en buen estado
Es importante mantener tu auto en buenas condiciones: neumáticos con presión adecuada y en buen estado, frenos ajustados y el vehículo en general bien entonado con sus respectivos aceites y refrigerantes. También debes revisar el coche regularmente para detectar cualquier problema.

4. Sé consciente de tus limitaciones
A medida que envejecemos, nuestra capacidad de respuesta puede disminuir, aumentando el tiempo de reacción ante un imprevisto. También es posible que tengamos más dificultades para ver de noche o en condiciones de poca visibilidad. Es importante que seas consciente de cuáles son tus propias limitaciones para que puedas ajustar tu estilo de conducción en consecuencia.

5. Evita conducir solo
Es una buena idea evitar conducir solo, especialmente de noche o en condiciones adversas. Si tienes que hacerlo, es importante que le digas a alguien a dónde vas y cuándo esperas llegar (y si puedes enviar un enlace de tu GPS para seguimiento en tiempo real, mejor aún).

6. Haz pausas frecuentes
Si conduces durante un período prolongado, es importante hacer pausas frecuentes para descansar. Esto te ayudará a mantenerte alerta y evitar la fatiga.

7. Toma en cuenta tu entorno
Es conveniente que tomes en cuenta tu entorno mientras conduces. Esto incluye estar atento a los otros coches, peatones y ciclistas.

8. Mantente actualizado
Es importante mantenerse actualizado sobre las leyes de conducción, las cuales pueden cambiar con el tiempo y de estado a estado.

9. Considera la opción de transporte público
Si tienes dificultades para conducir, es posible que el transporte público sea una mejor opción para ti. El transporte público puede ayudarte a llegar a tu destino de forma segura y sin estrés.

En general, es esencial que seas autocrítico y asumas tus limitaciones: si tienes problemas de memoria, es importante que lleves una agenda o una lista de tareas para que no olvides nada; si tienes problemas de equilibrio, es importante que uses un asiento elevado para conducir; si tienes problemas de audición, es importante que uses audífonos cuando conduzcas, etc.
Recuerda que al conducir la seguridad es lo más importante. Una vez que hayas cubierto los principales factores de salud, si sientes el impulso de recorrer el mundo: ¡que la edad no sea un límite!
*No somos médicos ni abogados. Nuestros comentarios no son consejos con base legal.